viernes, 28 de octubre de 2011

La calabaza y sus propiedades

Con la llegada del otoño, os animamos a emplear esta hortaliza tan saludable como ligera, que destaca por su contenido en beta-carotenos y potasio.  A pesar de que la gastronomía actual da más importancia a otros tipos de verdura, por sus componentes nutricionales, fácil digestión, sabor agradable y bajo aporte calórico, es muy aconsejable para introducirla en la alimentación de grandes y pequeños y en personas con el estómago delicado.

Pumpkins


La calabaza aparece en múltiples citas de autores antiguos que indican lo arraigado que estaba su cultivo entre los hebreos de la época de Moisés, así como en China y en Egipto, antes de la era cristiana. Por otra parte, se han encontrado calabazas entre los restos de tumbas incas precolombinas y siempre quedan dudas de su lugar de origen. En Europa se empezaron a cultivar en el siglo XV.

La calabaza es el fruto de la calabacera (Cucurbita pepo L). Hay calabazas de muy variadas formas, predominando las esféricas y achatadas, las ovaladas y las alargadas en forma de botella. El color de la corteza puede ser anaranjado, amarillo, verde, blanco, negro ó morado.

Aporta unas 30 kcal por cada 100 g y unos 6 g de hidratos de carbono, destacando por su alto contenido en beta-carotenos, potasio, vitamina A y en menor medida, ácido fólico.

Es adecuada para todas las patologías, especialmente para estómagos delicados, con la salvedad de que los diabéticos deberán tomarla sin endulzar.

Las semillas ó pipas de calabaza destacan por su contenido en vitamina E, ácido linoleico, hierro y zinc. Por otra parte, contienen cucurbitina, un triterpeno al que se le atribuyen propiedades beneficiosas en la hiperplasia prostática y como vermífugo en caso de parásitos intestinales. Como curiosidad, decir que los indios americanos utilizaban las semillas de las calabazas como alimento y medicamento.

Sus usos culinarios son múltiples y variados; en nuestro país su uso es frecuente en guisos y sopas, pero no tanto en postres, por lo que os sugerimos a continuación algunas recetas, entre ellas la tarta y flan de calabaza.

En Estados Unidos se cultivan una amplia gama de variedades y además de utilizarse para hacer las típicas linternas de Halloween conocidas como jack-o’-lanterns, las calabazas también se utilizan para hacer tartas, flanes, panes, galletas y sopas.

También son muy apreciadas las flores de calabaza, con alto contenido en fibra; en México preparan quesadillas con ellas.

Quesadillas De Flor De Calabaza Squash Blossoms Recipe


Calabaza al horno:
Colocamos una calabaza (de las alargadas, pues tienen la piel más fina) lavada, con piel y cortada en rodajas gruesas en una bandeja grande para el horno y añadimos una capa muy fina de agua en el fondo. Regamos con un poquito de aceite de oliva, unas cucharadas de miel, sal y pimienta y la introducimos en el horno bien caliente hasta que esté tierna.

Butternut squash, carrot, leek& apple soup Sopa de calabaza al Roquefort:
Doramos en un poco de aceite de oliva 1 puerro, 1 cebolla y 1 patata y ½ kg de calabaza. Añadimos un poco de caldo casero de pollo ó verduras y cocemos. Cuando estén tiernas las verduras, añadimos 1 vaso de leche, 1 cucharada de mantequilla y 75 g de queso azul ó roquefort y batimos. Sazonamos con sal, pimienta y nuez moscada (opcional) y decoramos con un chorrito de nata líquida y perejil.

Otras recetas que te pueden interesar con esta hortaliza son el risotto de calabaza, la crema fría de calabaza, ó la musakka de salmón.

TARTA DE CALABAZA

Sweet Potato PieIngredientes para 8-10 personas:

1 lámina de hojaldre congelado ó masa quebrada
750 g de calabaza pelada
1 boniato grande
3 huevos
1 lata pequeña de leche condensada desnatada
1 pizca de sal
1 cucharadita de canela
½ cucharadita de jengibre molido
1 pizca de nuez moscada
1 pizca de clavo
Nata montada para decorar (opcional)

Modo de preparación:

Pelamos, troceamos y cocemos la calabaza y el boniato con un poco de agua hasta que estén casi deshechos. Dejamos enfriar y escurrimos bien.
En un recipiente para batir introducimos todos los ingredientes juntos y trituramos hasta obtener una crema suave que quedará bastante líquida.

Encendemos el horno a temperatura media.

Forramos un molde de tarta con la masa de hojaldre y lo rellenamos con la crema de calabaza. Colocamos el molde en el horno con cuidado  y cocemos a temperatura media (unos 160º aprox) durante  45 minutos aproximadamente, hasta que el relleno esté bien cuajado y firme y la superficie ligeramente dorada.

Dejamos enfriar unas horas y opcionalmente la servimos acompañada de nata montada. Queda aún más rica tomándola al día siguiente bien fría.

Nota: Podemos preparar nosotros mismos una base de tarta más saludable preparando una masa quebrada con harina integral:

En un recipiente amplio colocamos 250 g de harina con una pizca de sal y 125 g de margarina vegetal bien fría. Con ayuda de 2 cuchillos sin punta, la vamos desmenuzando dentro de la harina hasta que la margarina esté en forma de pequeños grumos. Añadimos unas 2-3 cucharadas de agua muy fría, la justa para que podamos formar una bola y estirar la masa con un rodillo, pero sin que se vuelva pegajosa.


Valor calórico y nutricional de 1 ración (considerando un total de 10 porciones)
Energía (Kcal)
Proteínas (g)
Lípidos (g)
Hidratos de carbono (g)
Colesterol (mg)
Fibra (g)
Sodio (mg)
271
7,9
8,6
41,7
68,9
2
192



FLAN DE CALABAZA:

They're FinishedProcedemos de la misma forma que para la tarta, pero omitimos la base de hojaldre. Colocamos la crema de calabaza en unas flaneras (con o sin caramelo en el fondo) y las cocemos en el horno, o al baño maría.
Obtendremos unos deliciosos flanes de calabaza, siendo un postre más ligero, apto para celíacos ó para quien no pueda masticar bien el hojaldre.
Ø     Para saber más:

Página Calabazas y Más, de la extensión de la Universidad de Illinois.

miércoles, 19 de octubre de 2011

Cáncer de mama, ¿podríamos contribuir a prevenirlo comiendo de otra forma?

Life's a bitch !Se estima que un tercio de los casos de cáncer en general pueden atribuirse a factores dietéticos que se podrían prevenir con hábitos alimentarios saludables.

La prevención del cáncer debe considerarse en el contexto de las actividades para evitar otras enfermedades crónicas, especialmente aquéllas con las que el cáncer comparte factores de riesgo comunes, como las enfermedades cardiovasculares, la diabetes, las enfermedades respiratorias crónicas y la dependencia del alcohol. Factores de riesgo comunes que subyacen en todas estas afecciones son el consumo de tabaco, consumo de alcohol, baja ingesta de frutas y verduras, inactividad física, sobrepeso y obesidad.
En concreto, y en el caso del cáncer de mama, la comunidad científica menciona algunos factores de riesgo relacionados con la alimentación.
Los siguientes carcinógenos actuarían, entre otros, como un factor contribuyente para el cáncer de mama (existiendo un riesgo relativo moderado):

1.     ALCOHOL: El consumo de 3-4 bebidas alcohólicas semanales tras el diagnóstico de cáncer de mama podría incrementar su recurrencia, sobre todo entre mujeres postmenopáuscias y en mujeres con obesidad. Además, cualquier tipo de vino eleva el riesgo de cáncer de mama.

 

2.      GRASA DE LA DIETA: Según la AECC, una dieta baja en grasas reduce el riesgo de recaída en mujeres postmenopáusicas. Este beneficio parece ser mayor en las mujeres postmenopáusicas cuyo tumor no responde a la hormonoterapia.
Se recomienza una ingesta en grasas inferior al 30% del aporte energético total diario, lo cual supondría un máximo de 60 g de grasa total para una dieta equilibrada de 2000 calorías. Se trataría de no sobrepasar esa cantidad ó reducirla, siempre a base de aceite de oliva y otras fuentes de grasa saludable (pescados, frutos secos, aguacate, aceites y semillas vegetales, etc).

3.      HORMONAS: En este sentido la actividad física podría modificar los niveles de estrógenos y progesterona, lo cual reduciría la incidencia de cáncer de mama. Desde los años 90, los crecientes datos científicos señalan que la actividad física protege contra tres tipos específicos de cáncer: cáncer de colon, cáncer pos­menopáusico de seno y cáncer endometrial (del recu­brimiento uterino). De hecho, la actividad física regular reduce el riesgo de cáncer, independientemente de los factores de riesgo, como grasa corporal, por separado.
Sunday, 5/22 - LOVE Walk /Run for Breast Cancer Research

4.      OBESIDAD: La cantidad de grasa en el organismo favorece la presencia de tumores.
Las mujeres obesas tienen una probabilidad mucho más alta de sufrir cáncer de mama que las demás y desarrollan esta enfermedad de forma prematura. Además, la posibilidad de padecer cáncer de mama es mucho más elevada cuando se trata de pacientes con obesidad mórbida.
Esta es una de las principales conclusiones de un artículo publicado recientemente en la revista Nutrición Hospitalaria por científicos del grupo de investigación CTS 367 de la Universidad de Granada (UGR), liderados por la catedrática del departamento de Enfermería María José Aguilar Cordero.
5.      ANTIOXIDANTES: Según este reciente estudio (también disponible en inglés), las mujeres que consumían una mezcla de carotenoides tenían más riesgo de morir por la enfermedad, u otra causa, que las que no lo hacían. Los resultados publicados en la revista Cáncer no prueban que los antioxidantes causen los efectos observados. Pero sí se suman a la lista de riesgos que implicaría el uso de altas dosis de carotenoides, según opinó la autora principal, Heather Greenlee, profesora asistente de epidemiología de la Columbia University. "El estudio se suma a las pruebas de que consumir suplementos con altas dosis de carotenoides es peligroso”.
Sin embargo, las mujeres con un consumo elevado de vitamina C y E tras el diagnóstico de cáncer de mama tenían menos riesgo que el resto de volver a desarrollar un tumor en cinco años. De todas formas, el papel de la vitamina C no deja de ser controvertido.
Esto no quiere decir en absoluto que se deba restringir el consumo de alimentos vegetales, muchos de ellos ricos en carotenos, sino evitar su suplementación con preparados comerciales, haciendo hincapié en una alimentación equilibrada abundante en alimentos de origen vegetal.
the produce aisle



Por otra parte, según la evidencia acumulada, el amamantar y mantener la lactancia materna durante al menos 6 meses parece prevenir el cáncer de mama.
ALIMENTOS ESPECIALMENTE RECOMENDADOS EN LA PREVENCIÓN Y SUPERVIVENCIA DEL CÁNCER DE MAMA
*      Frutas y verduras de todo tipo. Por su riqueza en agua, vitaminas y minerales, sustancias antioxidantes, fibra y su bajo valor calórico, y casi nulo aporte de grasa.
veggie pasta bento

En general se le debe dar preferencia a todos los alimentos de origen vegetal. Según el documento de postura de la Asociación Americana de Dietética, las personas vegetarianas tienden a presentar un índice de masa corporal más bajo y tasas de cáncer más bajas en conjunto. Un reciente estudio también corrobora dicha información, unido a un bajo consumo de carne, sal y carbohidratos refinados.

*      Alimentos ricos en fibra: legumbres, guisantes, cereales integrales (arroz, harina, pan y pasta integral), avena y salvado de avena, frutas y verduras, semillas (de lino, de sésamo, de girasol, de amapola…), almendras…
Una revisión de estudios demuestra que las mujeres que consumen más fibra son menos propensas a desarrollar cáncer mamario. Aunque la relación entre el riesgo de tener el tumor y el consumo de fibra es pequeña, “sabemos que la fibra es saludable”, dijo Christina Clarke, investigadora del Cáncer Prevention Institute of California, Fremont. Los beneficios de una dieta rica en fibra incluyen la reducción del colesterol y la pérdida de peso. Si se comprueba que reduce el riesgo de desarrollar cáncer, sería un bono extra, agregó Clarke. Según otros estudios, un consumo elevado de fibras solubles, a partir de frutas, podría jugar un papel preventivo en el riesgo de cáncer de mama en mujeres post-menopáusicas.
*      Frutos secos, especialmente las nueces: El riesgo de padecer cáncer de mama se reduce significativamente cuando se incluye en la dieta regular un pequeña cantidad de nueces.
Nueces Así lo ha demostrado un estudio realizado en ratones por la doctora Elaine Hardman, de la Escuela de Medicina Marshall's Joan C. Edwards, de la Universidad Marshall, en Estados Unidos. La investigación se publicó recientemente en la revista 'Nutrition and Cancer'.






*      Aceite de oliva: No está claro si sus beneficios frente al cáncer de mama provienen de su contenido en ácidos grasos monoinsaturados ó por la presencia de sustancias antioxidantes.

Hasta ahora hemos hablado de la prevención, pero no queremos olvidarnos del tratamiento nutricional de todas las personas que están luchando contra la enfermedad. Hay información disponible en los siguientes enlaces:


- Guía Informativa  de la Escuela de Pacientes. Puedes consultar también posts anteriores de este blog sobre Cuando cuesta comer.
- Tratamiento nutricional del cáncer  del Instituto Nacional del Cáncer de EEUU
- Guía útil para el paciente con cáncer de mama. Sociedad Española de Senología y Patología Mamaria.
- Portal Oncología 2000

RECETAS:
Melon Soup - Vie - 08-17-2010
Ajoblanco de nueces
Ingredientes para 4-6 personas:
150 g de nueces
2 dientes de ajo
La miga de ½ barra de pan integral en remojo y escurrida (aprox 150g)
8 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Vinagre de manzana ó vinagre balsámico de Módena
Sal
1 litro de agua muy fría
1 racimo pequeño de uvas sin pepitas ó bolitas de melón

Trituramos todos los ingredientes hasta conseguir una pasta fina del aspecto de mayonesa.
Añadimos el agua, rectificamos de sal y vinagre y justo antes de servir añadimos bastantes cubitos de hielo, las uvas peladas y/o las bolitas de melón.
Bizcocho de plátano, nueces y orejones.
Banana Nut Bread
80 g de margarina
¾ de vaso de azúcar
2 huevos
3 ó 4 plátanos muy maduros
2 vasos de harina integral
2 cucharadas de salvado de avena
1 sobrecito de levadura
1 pizca de sal
Ralladura de limón
Nueces y orejones troceados
Semillas de amapola para decorar

Elaboración
Mezclar la margarina con el azúcar. Añadir los huevos y seguir batiendo hasta conseguir una mezcla homogénea.
Machacar los plátanos y añadirlos a la mezcla anterior junto con la ralladura de limón.
Volcar la harina en un cuenco. Añadir la levadura, una pizca de sal, las nueces troceadas y los orejones en tiras pequeñas. Remover para que los frutos secos se impregnen bien de harina y evitar así que se vayan al fondo de la masa.
Echar la harina a la mezcla anterior de huevo y plátano y remover bien.
Engrasar un molde alto y alargado (de forma que podamos cortarlo después en rebanadas) y verter en él la mezcla. Decorar con nueces y semillas de amapola.
Hornear unos 45 minutos mínimo a Tª 180ºC. Transcurrido este tiempo pinchar con un palillo y comprobar que éste sale limpio.
Desmoldar y dejar enfriar antes de cortar.

Ø      Para saber más:
Consulta el monográfico de Consumer sobre la fibra.
Pautas para la prevención del cáncer del American Institute for Cancer Research (AICR)

Beneficios de una buena alimentación. Página de la American Cancer Society.


Por: Lati Escudero

jueves, 13 de octubre de 2011

Los higos y sus propiedades

Conocidos y apreciados desde tiempos antiguos, los higos han sido siempre un alimento imprescindible de las regiones del mediterráneo. Aunque a menudo los consumimos deshidratados, de junio a octubre podemos encontrarlos frescos, pues las higueras suelen dar cada verano dos cosechas.
Existen diferentes variedades de higos: color crema, verdes, púrpura y marrón rojizo, aunque todos cuentan con una pulpa de color rojo oscuro, con pequeñas semillas, de sabor dulce y jugoso.
A la hora de comprarlos, debemos tener en cuenta su textura, dado que su piel tiene que estar intacta y sin rastros de golpes y presentar una consistencia blanda al tacto. Una vez en casa, se pueden conservar varios días en el frigorífico.
Los higos son muy ricos en fibra, calcio, fósforo y magnesio. Son digestivos y laxantes, efectivos para aliviar las hemorroides y los trastornos gástricos. Además son recomendables para personas que deban recuperarse de un fuerte desgaste, como las embarazadas, deportistas ó enfermos convalecientes, pues los higos proporcionan mucha energía. Por esta misma razón, no son adecuados para personas con diabetes.
También tienen propiedades expectorantes y emolientes.
SEMIFRÍO Ó BISCUIT DE HIGOS SECOS
dried fig icecream with fresh figs & pistachios 3 huevos muy frescos
4 cucharadas de azúcar
250 g de higos secos
1 brick de nata para montar
2 cucharadas de miel
Canela
Chocolate fondant
Poner los higos a remojo en agua templada durante varias horas. Escurrir y triturar hasta obtener una pasta homogénea.
Batir los huevos con el azúcar hasta que estén muy espumosos y mezclar con los higos.
Añadir la nata montada y la miel templada, para que esté más fluida y sea más fácil de mezclar.
Forrar un molde alargado con film transparente, llenarlo con la preparación y congelar durante unas 8-12 horas.
Desmoldar, cortar en láminas y servir con higos frescos, canela y chocolate negro derretido.
También se puede servir en forma de bola de helado.
Molten chocolate cake. fig ice cream
MERMELADA  DE HIGOS
Fig & Ginger Jam 1 kg de higos maduros
1/2 kg de azúcar
1 vaso de agua
Lavamos los higos y los troceamos, los colocamos en una cazuela y añadimos el azúcar por encima.
Los dejamos macerar una media hora y los cubrimos con agua. Removemos y tapamos la cazuela con un paño, dejando la mezcla en reposo una noche.
Calentamos a fuego lento y removemos bien, dejando cocer los higos hasta que pierdan su color, durante unos 30-40 minutos.
Colocamos la mermelada caliente en tarros bien limpios que previamente habremos pasado por agua hirviendo. Los cerramos y etiquetamos con la fecha.
Si vamos a consumir la mermelada en pocos días no es necesario cerrar los tarros herméticamente, pudiendo guardarlos unos días en el frigorífico.
                                                                                     Por: Lati Escudero

lunes, 10 de octubre de 2011

CUIDADOS PALIATIVOS: Cuando cuesta comer II

1. Si cuesta masticar y tragar
Podemos tener en cuenta los siguientes consejos para conseguir la consistencia y sabor adecuados de purés, papillas y sopas.

§    La clara de huevo puede dar mal olor a los purés; mejor añadir una tortilla poco hecha.
§    Utilizar leche tanto en preparaciones dulces como saladas. La leche mejora el color y el sabor de muchos platos  y nos sirve de base para preparar bechamel, croquetas, natillas, etc.
§    La carne es mejor picarla aparte y añadirla después al resto de ingredientes.
§    Podemos aumentar el valor calórico de los platos añadiendo:
             - Un buen chorro de aceite de oliva;
Öl 2
             - Queso fresco, queso de untar ó queso rallado a sopas y purés;
     - Frutos secos y frutas desecadas, galletas ó papillas infantiles de cereales en batidos.
§    El puré de patata puede resultar difícil de tragar. Añadirle otras verduras para suavizar la textura.
§    Pasar las legumbres por el pasapuré si la textura resulta desagradable.
§    Emplear pasta de sopa pequeña ó sémola de arroz ó trigo en lugar de arroz ó pasta gruesa, ya que su facilita su triturado, evitando que quede grumoso.
§    Las comidas trituradas tienen más probabilidad de estropearse o contaminarse, por lo que conviene prepararlas en el momento de ser consumidas. Si no se van a tomar pronto, congelar inmediatamente ó conservar en refrigeración sin triturar.


   2. Estreñimiento.
       
I  - Intentar practicar algún tipo de ejercicio o gimnasia en la medida de las posibilidades.

-  - Evitar el uso habitual de laxantes. Emplear en su lugar suplementos de fibra como semilla de lino, salvado de trigo ó de avena.

- - Algunas sugerencias especialmente recomendadas para tomar en ayunas por las mañanas son:
§   Un vaso de agua templada en el que por la noche habremos puesto a remojar 3 4 ciruelas pasas. Beber el agua y masticar las ciruelas despacio, antes de tomar otro alimento.
§    1 cucharadita de aceite de oliva virgen
§    1 kiwi ó 1 naranja ó 3 higos secos
§    1 cucharada de semillas de lino ablandadas en agua mezcladas con yogur natural.

-   - En casos de estreñimiento pertinaz, es conveniente eliminar de la alimentación de forma estricta, al menos temporalmente, todo tipo de alimentos refinados que contengan harina blanca y azúcares (pan blanco, arroz blanco, bollería, dulces…), y otros como quesos curados, embutidos y carnes grasas, chocolate…

-   - Consumir diariamente:

Verduras y hortalizas de todo tipo:, un mínimo de 1 ración en crudo y otra ración cocinada al día, especialmente judías verdes, guisantes, espinacas, acelgas, espárragos, tomate, apio, alcachofas… Evitar la zanahoria temporalmente, así como las más flatulentas, como la col ó cebolla.

Frutas: Todas, salvo el plátano, la manzana pelada y rallada, el membrillo, ó las frutas en almíbar. Se aconsejan especialmente la pera, la piña, las ciruelas, los higos, las cerezas, fresas y frambuesas, las naranjas, etc…Frutas desecadas.

Arroz integral y cereales integrales:, pan integral con aceite de oliva, pasta integral, copos de avena. Productos menos conocidos como el bulgur (trigo partido), el cuscús integral, las harinas de centeno, cebada ó la espelta también pueden ser una alternativa saludable a las harinas blancas.
Puede ser interesante plantearse la elaboración y consumo de pan casero a base de harinas integrales.

Legumbres y soja, sobre todo en forma de puré para evitar flatulencias, acompañadas de verdura.

Semillas: Añadir a las ensaladas, bizcochos y panes semillas como el sésamo, las pipas de calabaza, semillas de lino, pipas de girasol, las semillas de amapola, etc. Son ricas en fibra y minerales y vitaminas.

Beber agua y líquidos abundantes, como infusiones de hinojo, manzanilla ó salvia, café suave, caldos vegetales, zumos naturales, como el de tomate ó naranja, evitando el consumo de refrescos azucarados. El té y el alcohol son bebidas astrin­gentes, por tanto, deben evitarse.

Los derivados lácteos como el yogur descremado ó el kéfir son especialmente interesantes por aportar bacterias lácticas beneficiosas.

Puedes ver los post sobre estreñimiento que publicamos anteriormente y un menú de ejemplo pinchando aquí.
EJEMPLO DE MENU EN CASO DE DIFICULTAD DE MASTICACIÓN Ó DEGLUCIÓN, INAPETENCIA Ó MALESTAR GENERAL.
1.     Desayuno:
Infusión ó té suave con miel.
Harvesting Herbs


Gachas de avena (‘porridge’) con leche, mantequilla, azúcar y pasas (opcional).
Oatmeal


2.     Media mañana: Zumo de naranja natural con leche (Morisoñando)
3.     Comida:
Vichyssoise con picatostes
Caqui. Agua y/ó bebida isotónica.
4.     Merienda:
Compota de manzana con canela. Pelamos 4 manzanas rojas y dulces y las hervimos con un poco de agua, cucharadas de azúcar y un palito de canela.
Compote de pommes-cannelle au porto
Reservamos parte del caldo de cocción de las manzanas para tomarlo a pequeños sorbos a lo largo del día y reponer líquidos en caso de vómitos. En caso de estreñimiento añadir también ciruelas pasas. En caso de diarrea emplearemos membrillos.
Servimos templada ó fría, decorando con una cucharada de yogur natural, canela y un bizcocho de soletilla.
Zumo de uva natural. Lavamos y trituramos uvas con la batidora. Colamos y servimos inmediatamente.
5.     Cena:
Sopa de pollo con fideos:
Preparamos un caldo con apio, puerro, cebolla, zanahoria, perejil y muslos de pollo. Cocer unas 2 horas y colar. Añadir fideos finos, trocitos del pollo y la zanahoria que hemos apartado y sal y pimienta. Se pueden añadir también garbanzos y/o huevo duro y unas gotas de zumo de limón.
Croquetas de espinacas y piñones (Ver receta)
Semifrío de higos. Publicaremos esta receta próximamente.
Agua y/o bebida isotónica.
6.     Antes de dormir: Natillas caseras.
RECETA DEL DÍA…
Croquetas de espinacas y piñones
 
A Vegetarian Tour de France: Spinach Parmesan Croquettes


Ingredientes para unas 10 personas:
1 litro de leche
6-7 cucharadas colmadas de harina
100 g de mantequilla ó 10 cucharadas de aceite de oliva
1 paquete de espinacas congeladas (400 g)
½ cebolla
2 dientes de ajo
Un buen puñado de piñones
Nuez moscada
Sal y pimienta
Harina, huevo y pan rallado para formar las croquetas
Aceite de oliva para freír.

Ø      Opcionalmente podemos añadir queso, pasas ó huevo duro.
Cocemos las espinacas en agua hirviendo con sal y las dejamos escurrir bien. Las troceamos con ayuda de unas tijeras.

En una cacerola amplia rehogamos la cebolla y el ajo en la mantequilla. Cuando estén ligeramente dorados, añadimos los piñones y preparamos una bechamel en el mismo recipiente, siendo importante que la salsa quede muy espesa.
Añadimos las espinacas escurridas, la nuez moscada, sal y pimienta, y removemos bien, dejando hervir otros 10 minutos.
Extendemos la masa en una bandeja plana y dejamos enfriar unas 12 horas en el frigorífico.
Damos forma a las croquetas pasándolas primero por harina, después por huevo batido y finalmente por pan rallado.
Para impedir que se abran, podemos congelarlas un poco antes de freírlas con abundante aceite muy caliente.
Ø      PARA SABER MÁS …
- Consulta la Guía de la Escuela de Pacientes “Control de síntomas en cuidados paliativos”
Otras recetas sugeridas:


                                                                                           Por: Lati Escudero