viernes, 27 de febrero de 2015

Cúrcuma y curry, buenos sustitutos del colorante alimentario E-102.

Mencionábamos en el post anterior el curry, mezcla de especias de origen indio. Uno de sus ingredientes, la cúrcuma, de marcado color amarillo, tiene como principios activos los curcuminoides, sustancias a las que se les atribuyen propiedades antiinflamatorias, antioxidantes, antimicrobianas, y actualmente se están estudiando por sus posibles efectos preventivos frente al cáncer, entre otras propiedades, con la ventaja añadida de poder emplearse como colorantes naturales.

Foto:  Anant N S (www.thelensor.tumblr.com)
La cúrcuma (Curcuma longa), de la familia de las Zingiberáceas, es una planta de origen asiático, cuya raíz, de color naranja vivo cubierta bajo una fina película marrón clara, es usada comúnmente como especia en la cultura asiática, donde está considerada como una planta mágica, dadas sus características organolépticas y sus propiedades terapéuticas y protectoras, sobre todo a nivel hepático y cutáneo según Mesa et al.

Fotoh-bomb
La cúrcuma es una especia que ha sido ampliamente estudiada, y se ha usado durante siglos en el tratamiento de problemas de piel, problemas digestivos, como antiinflamatorio, etc, y se está profundizando en el estudio de su potencial preventivo frente al cáncer, según la AICR, con resultados aún no concluyentes pero esperanzadores.
Según este estudio de Bengmark, Mesa y Gil de 2009 “La mayoría de las enfermedades tienen un componente discreto pero obvio de inflamación sistémica. Muchos trabajos han sugerido que los efectos de estos tratamientos podrían ser mejorados tras la restricción de la ingesta de moléculas proinflamatorias, junto con la suplementación de moléculas antiinflamatorias, como algunos polifenoles obtenidos de las plantas. Concretamente, los efectos de los curcuminoides y de su principal componente, la curcumina, han sido ampliamente documentados…La mayoría de los efectos han sido demostrados mediante estudios experimentales; sin embargo, los estudios clínicos en humanos son escasos” y sugieren que podría ser interesante como un complemento para los tratamientos farmacológicos en casos de diabetes y Alzheimer.

Este estudio, más reciente, de 2014, profundiza en su posible potencial anticancerígeno, y éste otro, de 2015, relacionan la cúrcuma con efectos prometedores en el manejo del cáncer colorectal  y  frente a patologías digestivas.

Otros autores han estudiado su uso como antidepresivo y otros han explorado sus usos en oftalmología.

Finalmente, este extenso trabajo pone de manifiesto que es necesario seguir profundizando e investigando en las múltiples propiedades que se le atribuyen a la cúrcuma, ya que la evidencia científica disponible sitúa a todas ellas en grado C (La evidencia disponible es conflictiva y no permite hacer recomendaciones a favor o en contra de la intervención clínica preventiva).

Problemas de los colorantes artificiales
En cualquier caso, recomendamos el uso de la cúrcuma, si bien no necesariamente buscando un efecto terapéutico concreto, sí especialmente como alternativa a  algunos colorantes artificiales, especialmente el colorante alimentario amarillo E-102.
El E-102 ó Tartracina  es un colorante azoico presente en refrescos, snacks, caramelos y gominolas, batidos, helados, etc. y muy empleado como colorante  para dar color amarillo a las paellas y cazuelas.
Foto: nikoretro

La Comunidad Europea ha identificado ciertos colorantes azoicos como agentes que pueden afectar a algunos comportamientos de los niños y por ello desde 2008  (Reglamento 1333/2008)  se tiene que incorporar en el etiquetado de alimentos que contienen determinados colorantes alimentarios la siguiente advertencia:

“PUEDE TENER EFECTOS NEGATIVOS SOBRE LA ACTIVIDAD Y LA ATENCION DE LOS NIÑOS”. En concreto se exige para los aditivos E-102, E-104, E-110, E-124 y E-129.

También se han relacionado a estos colorantes con alergias, como en el caso de este estudio.

Podemos evitar su empleo sustituyéndolo fácilmente a nivel casero por la especia cúrcuma.
Foto: sea turtle
Si no queremos que el sabor de la especia sea tan marcado, por ejemplo, en un arroz, podemos ponerlo en remojo con unas cucharadas de cúrcuma hasta que adquiera el color amarillo deseado y posteriormente enjuagarlo antes de cocinarlo del modo habitual (con menos agua).
La cúrcuma, además de poder emplearse sola, forma parte del llamado curry, que es una mezcla de diferentes especias, que puede variar, pero principalmente suele llevar cúrcuma, pimienta cayena, mostaza, clavo, cardamomo, cilantro, nuez moscada y pimienta; y también se refiere a los platos preparados con esta mezcla.                                                      

El curry es un estupendo recurso gastronómico, que se emplea en la cocina como salsa, estofado, plato único o especia. En este enlace de Consumer, El curry: distintos usos en la cocina, nos explican sus distintos usos en la cocina, cómo preparar fácilmente un plato de carne ó verduras al curry, ó cómo preparar nuestra propia mezcla de especias.

Ø  Recetas con curry:

Ø  Para saber más:

Ø  Para saber más sobre otras especias:

Por: Lati Escudero

viernes, 20 de febrero de 2015

La receta para hoy es...Arroz al curry con mango, piña y gambas


Como ya habréis notado, en Cocinar Rico y Sano nos gusta “abusar” de las especias, ya que, además de que la mayoría suelen ser beneficiosas para la salud nos permiten reducir el empleo de sal. Hace poco hablábamos sobre el jengibre; la receta que os proponemos incluye  curry, cuya base es la cúrcuma, de la que hablaremos en el próximo post. Entre tanto, ¡a cocinar y a disfrutar del fin de semana!

Foto:  thezartorialist.com
Ingredientes para 4 personas
300 g de arroz basmati
2 dientes de ajo
1 cebolla pequeña
Aceite de oliva
100-200 g de gambas peladas ó langostinos (pueden ser congelados)
50 g de pasas sultanas puestas en remojo
2 piñas (en su defecto, 4 rodajas de piña natural ó en su jugo en daditos y 2 rodajas para decorar)
1 mango no demasiado maduro en daditos
1 cucharadita de curry (ó más, según gustos)
Caldo de verduras ó de pollo
Sal y pimienta

Elaboración:
Cortamos la cebolla y el ajo en trocitos muy pequeños. Los salteamos con aceite de oliva hasta que se tornen transparentes. Añadimos la piña en daditos y las gambas.

Foto:snehroy

En una cacerola con tapa mareamos el arroz junto con este sofrito y añadimos  las pasas en remojo escurridas. Se añade entonces 1 medida y ½ de caldo ó agua por medida de arroz, salpimentamos y llevamos a ebullición. Cuando el arroz comience a hervir, añadimos los daditos de mango, tapamos y bajamos el fuego al mínimo, dejando cocer sin destapar unos 6-8 minutos.

Apartamos del fuego y servimos el arroz en media piña vacía a modo de bol y decoramos con una rodaja ó unos trozos de piña que previamente habremos secado con papel absorbente y dorado en una sartén con una pizca de aceite de oliva.

Foto:sea turtle
 Por: Lati Escudero

viernes, 13 de febrero de 2015

Desayuno saludable para cuidarnos y enamorarnos


¿Por qué no mimar a nuestra pareja y seres queridos, ó dejarnos mimar, y celebrar el día de San Valentín, convertido en algo tan comercial, con un  sugerente ‘brunch’ ó desayuno tardío? Os proponemos algunas recetas variadas para decirse “te quiero” sin gluten, sin azúcar, con frutas, con flores…

Dulce persa al aroma de rosas  (Receta sin gluten)

Ingredientes

2 vasos de leche
2 vasos de agua
6 cucharadas rasas de harina de arroz
6 cucharadas rasas de fécula de maíz (maicena)
12 cucharadas rasas de azúcar
2 cucharadas de agua de rosas
Hebras de azafrán (opcional)
2-3 semillas de cardamomo machacadas
Pistachos troceados
Elaboración
En un cazo, mezclamos el agua y la leche, reservando 1 vasito sin calentar, y la calentamos junto con el cardamomo y azafrán. Cuando la leche haya cogido sabor, la colamos y la mantenemos en el fuego al mínimo.
En un cuenco mezclamos las harinas y azúcar. Añadimos la leche fría que habíamos reservado y mezclamos bien hasta que no quede ningún grumo.
Poco a poco vamos añadiendo un poco de la leche caliente. A continuación devolvemos la mezcla al cazo de la leche caliente y removemos constantemente hasta conseguir una pasta muy espesa.
Disponemos la crema en un molde rectangular ó en pequeñas copas individuales.
Dejamos enfriar unas horas y decoramos con pistachos y pétalos de rosa.

Ø  Para saber más:
Gastronomía y Cía: 12 recetas para San Valentín

Por: Lati Escudero

miércoles, 4 de febrero de 2015

El jengibre, especia estudiada por su relación con la prevención del cáncer


Foto de   Greatist
El jengibre es un tubérculo ó rizoma ampliamente utilizado, aunque no tanto en nuestro país aún, como condimento y especia y forma parte de la medicina tradicional de culturas diversas, siendo empleado desde tiempos inmemoriales para el tratamiento de resfriados, vómitos, molestias digestivas, dolores musculares, etc.

Originario de Asia, en concreto de la India y China, sus principales países  productores, aunque también lo cultivan Sri Lanka, Tailandia, Jamaica, Australia, y Hawai. El de mejor calidad es el jamaicano. Por sus propiedades medicinales, su cultivo se extendió por Europa y América.

Los primeros datos escritos sobre el jengibre fueron recogidos por Confucio (551-479 AC). A este tubérculo también se lo menciona en libros como el Corán. Después de la pimienta, el jengibre fue la segunda especia preferida por los romanos.

Es una planta con pequeñas flores amarillas y violetas similar a los lirios, siendo la raíz ó rizoma la parte empleada como condimento. Se reproduce muy fácilmente, por lo que cultivar una planta de jengibre está al alcance de cualquiera.

Según este artículo, sus compuestos fitoquímicos, entre ellos los gingeroles, (responsables del sabor picante de este condimento), son los encargados de sus propiedades antioxidantes, antiinflamatorias, antieméticas y gastroprotectoras del jengibre. Aunque no existan estudios clínicos concluyentes, se le atribuyen prometedores efectos preventivos frente al cáncer. Por ejemplo, este estudio encontró potenciales efectos terapéuticos frente al cáncer de próstata; y éste sobre el cáncer de colon; por lo que los investigadores instan a seguir estudiando sus  múltiples propiedades beneficiosas.  

Si bien no hay ningún alimento que por sí solo pueda protegernos del cáncer, sí está comprobado que un consumo abundante de frutas, verduras, semillas, cereales integrales, y legumbres –alimentos todos ellos ricos en fitonutrientes, vitaminas y fibra- es fundamental. Así como prevenir la obesidad y reducir el consumo de productos refinados, embutidos, sal, bebidas alcohólicas y ciertas formas de cocinado, como las barbacoas.

El cáncer es una enfermedad multifactorial de la que por desgracia aún se desconocen muchos de sus factores causantes. No obstante, la AICR opina que más de un 33% de los cánceres (1 de cada 3) podrían prevenirse con unos adecuados hábitos de alimentación y estilos de vida.

Ø  Recetas de Cocinar Rico y Sano con Jengibre

Foto de chefgwen





Ø  Para saber más:

Día Mundial contra el Cáncer 2015. “A nuestro alcance”. De www.worlcancerday.org

Día Mundial contra el Cáncer 2014: Alimentación y cáncer de próstata ¿Qué dice la evidencia científica?             



Por: Lati Escudero