jueves, 30 de abril de 2015

Ensalada Waldorf: un clásico de la cocina neoyorquina.

Creada por primera vez en 1893 en el famoso Hotel Waldorf, esta ensalada admite distintas versiones, pero entre sus ingredientes no pueden faltar la manzana y el apio.


Ingredientes
Manzanas Golden en daditos pequeños
Apio en tiras finas                                                                         
Nueces                                                                    
Piñones tostados                                                   
Mayonesa ligera
Yogur griego
Zumo de limón
Sal
Pimienta
1 Pechuga de pollo sin hueso (opcional)
1 ramillete de romero ú otras hierbas aromáticas (opcional)



Elaboración:
En esta ocasión hemos incorporado a la ensalada trozos de pechuga de pollo ahumada.

Para ello, pasamos por una sartén, junto con unas gotas de aceite de oliva, la pechuga entera, sin hueso, hasta que coja color pero que no quede seca.

A continuación, la ahumamos, colocándola en una cacerola bien amplia con tapa. Al lado de la pechuga pondremos un ramillete grande de hierbas aromáticas. Lo prendemos con un mechero e INMEDIATAMENTE, y con mucho cuidado para no quemarnos, tapamos muy bien la olla con una tapadera que no tenga orificios.
Dejamos la olla bien tapada y no la destaparemos hasta que se enfríe. Si es necesario podemos repetir la operación.

Si la pechuga quedase cruda por dentro, podemos volver a pasar la pechuga por la sartén un poco más antes de cortarla en láminas.

Para preparar la ensalada, pelamos y cortamos la manzana en daditos muy pequeños y los mantenemos en un recipiente con agua con limón para evitar que se ennegrezca.

Cortamos el apio en tiras muy finas y si no deseamos un sabor tan marcado, podemos escaldarlo unos segundos en agua hirviendo, enfriando rápidamente en agua fría, preferiblemente con hielo.

Preparamos la salsa mezclando 2 partes de mayonesa ligera por 1 parte de yogur griego  y le añadimos bastante zumo de limón (al gusto), sal y pimienta.

Servimos la ensalada individualmente, poniendo un montoncito de manzana, el apio encima, y añadimos la salsa. 

Disponemos la pechuga alrededor y los frutos secos por encima.

NOTA: Las personas con alergia a la proteína de la leche ó intolerancia a la lactosa pueden emplear nata vegetal ó yogur de soja en la elaboración de esta receta.

Por: Lati Escudero

miércoles, 22 de abril de 2015

22 de abril: Día Mundial de la Tierra

Producir un kilo de proteína comestible a partir de alubias requiere aproximadamente 18 veces menos tierra, 10 veces menos agua, 9 veces menos combustible, 12 veces menos fertilizantes y 10 veces menos pesticidas que producir un kilo de proteína a partir de carne de vacuno.

Son las conclusiones a las que llegan los investigadores Sabaté y cols, según recoge el nutricionista Julio Basulto en su excelente post y revisión sobre este tema y que podemos consultar en este enlace y su segunda parte.

Más razones para que día a día y especialmente con motivo del Día Mundial de la Tierra, recordemos consumir menos carne y sí más productos de origen vegetal, mirando no solo por nuestra salud, sino también por la de nuestro planeta.

Ø  Para comer hoy, un plato sostenible, sin productos cárnicos, pero con proteínas nutricionalmente completas, ya que los aminoácidos de las proteínas de las legumbres se complementan con las del arroz.

Curry de garbanzos y espinacas con arroz
Ingredientes para 4 personas:
300 g de garbanzos cocidos
½ kg de espinacas frescas
1 cebolla
2 dientes de ajo
1 cucharada rasa de pasta de curry suave
½ vaso de leche de coco ó leche evaporada
Aceite de oliva virgen
Sal
Pimienta negra
Cominos molidos (opcional)

Para el arroz:
200 g de arroz basmati
½ cebolla pequeña
Sal
Corteza de limón

Elaboración:
Pelamos y cortamos la cebolla y el ajo en láminas finas.
Las salteamos en una sartén amplia junto con 2-3 cucharadas de aceite de oliva hasta que se doren.
Añadimos las espinacas lavadas y cortadas en trozos y dejamos que se ablanden unos minutos.
Añadimos entonces los garbanzos, la pasta de curry, sazonamos y dejamos cocer a fuego lento unos 15 minutos, para que los sabores se unifiquen.
Mientras tanto preparamos el arroz tal y como recogíamos en este post, ó bien omitiendo las especias.
Finalmente añadimos al salteado la leche evaporada ó leche de coco, rectificamos de sal, pimienta ó especias, y dejamos 5 minutos más.

Servimos bien caliente junto con el arroz.

Ø  Para saber más:

Por: Lati Escudero